DE IGNORAR LOS TERREMOTOS DE GRANADA A LOS 478.000 PENSIONISTAS MUERTOS POR COVID