LA REALIDAD PARALELA DE LA DIRECCIÓN